miércoles, 30 de enero de 2008

Joel

Como pasa el tiempo... con la rutina diaria uno no toma conciencia, se deja llevar por las prisas, los problemas, el trabajo, etc. Pero de pronto hay algo... una llamada telefonica, por ejemplo, que te hace pensar, que te sacude y te hace ver la realidad... Joel ya no es más el niño pequeño que quedo en Buenos Aires cuando me vine la última vez.
Anoche me llamó y me contó cosas de sus vacaciones y luego me preguntó:
Joel: Tía cuantos programas puedo borrar de la compu para ponerle juegos?
Yo: Depende pero mejor no borres ninguno porque tiene los programas justos para usar, no sea que luego hagas lio.
Joel: Pero es que quiero jugar...
Yo: Bueno te tendrias que comprar una consola para juegos.
Joel: Ahh y estan muy caras no?
Yo: No se Joe acá en España valen 200€ más o menos.
Joel: Euros tía? que es eso?
Y ahí comencé a explicarle la diferencia monetaria entre Argentina y Europa, y como era el cambio de las divisas. Fué un acto reflejo lo juro, como si fuera lo más normal, pero luego de un rato reaccioné y pensé: pero si estoy hablando de divisas, de diferentes monedas... con Joelito!!!!
Claro pasaron 6 años desde que me vine a vivir a Barcelona y ya no es un crio, sus intereses son otros, ya no lo puedo engañar para llevarlo a comprar diciendole: "te compro un chupetín cuando lleguemos al próximo quiosco" ya no, ahora hablamos de otras cosas....
Me sentí lejos, lejos de él, de la familia, de los amigos....
Volvi a pensar en cuantas cosas uno se pierde por haber elejido buscar algo mejor, con más tranquilidad, con un futuro mejor...
Uno elije, siempre hay para elegir.... y en la elección esta la renuncia.
Creo que elegí bien, pero me cuesta tener que pederme cosas como verlos crecer...
Hasta otra !!!!!

2 comentarios:

De Lirium soy dijo...

Conmovedor lo que contás. Me emocionó mucho, quizás porque yo, dentro de Argentina, vivo a 600 kms. de donde pasé toda mi vida. Hace ya 9 años que estoy aquí, y cada vez que viajo encuentro tan grandes a mis sobrinos, eran niñitos con los que estaba siempre, y ahora tienen 23, 20 y 17. Casualidad: yo también trabajo con niños, soy maestra de teatro en escuelas primarias, niños de 9 a 13 años. Y es agotador pero se aprende tanto de ellos.

Gise =) dijo...

Yo, cuando al terminar la secundaria te daban a elegir que carrera seguir,decidi ser maestra jardinera porque creia y creo, que esa profesión se puede ejercer cuando uno es joven, ya no me daría el cuerpo para lidiar con niños de 2 y 3 años, que fueron las salas en las que ejercí, pero hay algo que digo siempre y es que lo que te da un niño no lo dan los adultos. Ellos te enseñan mucho y ademas son muy agradecidos...